…pagar facturas…

Quizá sólo quería desquitar su desamor, tal vez sólo quería ahogar sus penas en otro mar, quizá fue el coraje que quiso sacudirse en otros brazos.

Tal vez, sin saber, buscaba a quien pagara sus facturas.

Ahora, su desamor, sus penas, su coraje y sus facturas, llenan mi vida de sueños y recuerdos.

Pues no sólo fui con quien borró sus huellas de tristeza y dolor, también fui con quien compartió su tiempo, su sonrisa, sus sueños y esperanzas.

Fui yo, a quien le permitió entrar a lo más profundo de sus heridas, a quien le permitió tocarlas y ayudarle a sanarlas con mis manos, con mis besos y mi amor.

Y fui yo, quien teniendo su corazón en mis manos, le dio el impulso para volar de nuevo.

Ahora, el cielo le ha vuelto a pertenecer.